Mientras se Recuperan los otros dos

El de ayer es uno de esos partidos bálsamo que nos regala la Champions y que te deja sacar la cabeza del agua y volver a tomar oxigeno . El potencial del rival deja algunas conclusiones en suspense , pero creo que hay una sobre todo que debe hacer pensar y mucho a Zizu , porque lo de sus laterales ya se sabe , si están bien y logran jugar en campo contrario el Madrid crece , pero Zizu tiene un proble que se llama Asensio . 
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
El chaval ahora mismo es un atacante de manual pero ni él ni Zizu lo quieren ver… él está claro que quiere ser Isco y Zizu , Zizu , ….Zizu no sabe no contesta . Ayer le pone en labores de volante y creo que demasiado abierto, cuando se centró y se acercó al balón se le vió más feliz y participativo , pero demasiadas veces demasiado lejos de donde hace daño . Houston, tenemos un problema.
 para mi lo que es un problema es pegar a Asensio a la banda y solo aprovecharle para abrir camino a Marcelo por dentro como apuntó Alejandro en el partido de ayer. Se vé a Asensio más feliz si se va hacia dentro pero sobre todo si conduce la pelota. La dificultad de Asensio en el Madrid de ahora es que llega arriba de forma mas lenta que el ritmo que quisiera Asensio, se encuentra delante de una defensa replegada y tiene que empezar el juego parado. Asensio es puro movimiento, para no decir cabalgata. Comparte este problema con Bale. Abre el partido, y te pueden destrozar al rival. Cierralo en el último tercio, y sufren (mas Asensio quizas) por falta de espacios. Se vió ayer el mejor Asensio cuando se rompió el partido y hubo una serie de contra golpes. Quizas Zidane piense que pegandole a la banda encuentre este espacio.
De Asensio yo creo que el verdadero problema es que muchos quisieron ver en él el Mbappe español. Y está muy lejos de ese nivel, suele pasar en el Madrid que cualquier joven español va ser la 8º maravilla del mundo. Hoy por hoy el chaval es un buen jugador, sin más. De los que hacen buenos partidos y malos partidos, rachas buenas y rachas malas. Para mí su nivel actual no le da para ser un factor diferencial en el equipo titular del Madrid día sí día también. La faltan cosas como que tiene 0 regate desde parado, tiende mucho a ir hacia abajo cuando hace falta un desmarque de ruptura (conceptos tácticos que por edad es lógico que no los tenga). Si tiene mucho o poco gol no se sabe ya que dedica sus esfuerzos más a la gestión que a la definición. 
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Lo que sea Asensio dependerá mucho de él, pero para mí está mucho más verde de lo que muchos quisieron ver, o quieren ver cada vez que hace un buen partido.
El resultado no fue del todo satisfactorio porque Asensio continúa sin sumarse con un rol definido y la ausencia de dos centrocampistas reduce el techo de Marcelo en los encuentros, pero los movimientos de ambos laterales sí se parecieron a los que les definen por naturaleza. Jugaron arriba, jugaron cómo y dónde les gusta. Y eso puede, junto a la efectividad de los delanteros, recuperar un poco de toda la confianza pérdida en estos primeros meses de la temporada.

Beksitas 2

Sin duda, Pepe está para casi cualquier cosa en la élite, y puede que podamos quitarle el casi. Solo quería destacar que no ha sido falta de visión de los clubes, sino que ha sido una cuestión del jugador. Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.

El que crea que un estadio sigue marcando diferencias….. vive en el pasado pienso yo. En el futbol de hoy, el futbol moderno o juegas bien al futbol o vas a perder. Y claro, es que las situaciones externas de ultras enardecidos, ambiente hostil y demas esta mucho mas controlado e incluso eliminado ( y para bien, pienso yo).
El estadio antes pintaba mucho más porque además de que se permitía bastante más contacto físico en general, para el equipo local había ración extra de ‘impunidad’. O doble ración.
Aún en Sudamerica se sigue pensando asì, especialmente los equipos brasileños.En el mundial pasado, muchos aficionados y periodistas deportivos dieron a Brasil como candidato a ganar dicho campeonato no solo por la calidad de sus jugadores sino por el constante aliento de sus aficionados a su Selección y el clima hostil que iba a tener el equipo visitante; pero no contaban con que Alemania ( el equipo que los eliminò) es una Selección que se concentra tanto en el juego y una mentalidad tan fuerte que se abstrae del apoyo del público que pueda tener el equipo que se enfrente con ellos y por lo tanto no los afecta, es decir, si le quieres ganar a Alemania le ganas por fútbol,no por el factor estadio.
Yo quería que Wenger lo trajera a Pepe en este mercado… la verdad es que fue raro que no fichara por un equipo grande puesto que venía de hacer una Euro de escándalo…
Yo, en principio, no buscaría las causas del desorden en el juego en la polarización del país. La selección nacional siempre ha sido un elemento cultural bastante importante que no ha sido cuestionado. Salvo por la minoría kurda, el resto del país (anti o a favor de Erdogan) tiene un nacionalismo institucional muy asentado. 
 Al anunciarse los grupos de Champions League me sorprendió que la gente no le diera más chance a este Besiktas, la verdad. He escrito un artículo analizando el once tipo del Besiktas, y a mi parecer, el porqué ha encontrado un nivel defensivo más alto que el que acostumbran a tener los equipos de su país. Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Un apunte sobre el infierno turco. De su desaparición, bastante tiene que ver con el Passolig (por supuesto no como único factor). Tienes que registrarte previamente, aportar tus datos, y ya después comprar las entradas. Se instauró después de que no pocas hinchadas no soplasen el mismo viento que el gobierno, y una de las más representativas de esto es precisamente el grupo del Besiktas, Çarşı. Este mecanismo hizo más controlable a la grada, por lo que pudiera pasar, pero se ha llevado por delante a miles de aficionados que ya no van a los estadios. El aspecto que presentan muchos campos es terrible, aunque no es el caso del Besiktas, por la buena marcha del equipo y porque los aficionados tuvieron que estar sin estadio -por reformas- un par de temporaditas, con las consecuentes ganas de volver. 

El Beksitas

Que ni el PSG, ni el City (al United no lo pongo porque acabó mal con Mourinho), ni el Bayern, ni el Chelsea o incluso la Juve hayan ido con todo a por Pepe este verano escapa a mi capacidad de comprensión. Y más viendo cómo se están soltando los millones por Europa. Te puede dejar todavía un puñado de partidos al nivel de Top 5 centrales de Europa perfectamente, y si le coinciden con cruces de Champions o partidos gordos de Liga te medio arregla una temporada en defensa. Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Hace no tanto que el Madrid visitó al Galatasaray y pese a adelantarse (0-1 en 2013 y 0-2 en 2001) acabó perdiendo 3-2 el encuentro. En ambas ocasiones con un cuarto gol turco polémicamente anulado. Tan cierto es que ambas veces pasó como que cuando estos equipos entran en efervescencia te hacen pasar un mal rato. Incluso en la última visita, finalizada con un sencillo 1-6 en 2013 (año de la Décima) el Madrid se marchó al vestuario con un corto 0-1 y varias intervenciones salvadoras de Diego López.
El tema Pepe al Besiktas viene porque el jugador se empeñó en firmar 2 años allá donde fuera (y ese fue la razón de su desencuentro con el Real Madrid). El portugués venía de una temporada con bastantes lesiones y perdiendo la titularidad en la recta final de temporada, por eso a sus 34 años ninguno de los grandes interesados, PSG el que más, decidió apostar por ofrecer dos temporadas a un jugador con una ficha tan alta. Para mí el gran error es del jugador, porque el mercado secundario siempre hubiera estado ahí, quizás debía haber apostado por hacer un Dani Alvés en la Juve y estar en posición de elegir su ultimo contrato.
Porque son muy intensos, muy agresivos, muy vehementes, muy ofensivos. Y eso, cuando no tienen nada que perder, a cualquier equipo le puede meter en complicaciones si además tienes jugadores de la calidad de Sneijder y Didier Drogba. Pero el estadio ya no marca diferencias. La gran diferencia entre la Champions y la Copa de Europa es el mayor conocimiento y la pérdida del gran factor local. Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Los temas contractuales son bastante conocidos, sí. Pero que Pepe le cambia la cara a más de un candidato u outsider a la Copa de Europa me parece bastante evidente. Su partido ayer volvió a ser fenomenal. Y es que, de hecho, lesiones al margen, el último lustro de Pepe a mí me parece espectacular. A nivel de regularidad, de constancia, de competitividad… Ni mucho menos ha dicho su última palabra en el fútbol.
Me convence este Besiktas de las terceras oportunidades. Creo por supuesto que Pepe es la base estructural que ha dado consistencia y seriedad al proyecto, pero el resto de piezas está estando a la altura de sobra. Incluso los turcos del equipo, que siempre suelen tener más calidad teórica que práctica, están cumpliendo y amenazando. Soy fan de Tosun, me parece muy completo, no limita a su equipo en ningún plan.

Iniesta hace lo imposible

De la misma manera que el desembarco de Ernesto Valverde se interpretó con certeza como una gran noticia para Sergio Busquets, hacer lo propio en relación a Andrés Iniesta exigía un optimismo superior. Para un centrocampista que va camino de los 34 años, un entrenador caracterizado por la intensidad física de sus planteamientos no parecía la mejor de las continuaciones. Sin embargo, recuperar las bases del juego de posición difuminadas durante el trienio anterior podría compensar esa diferencia y rescatar una versión del capitán de los azulgranas que dotase a esa medular de una jerarquía que nunca sobra. Ayer, contra la Juventus FC, se pudieron coleccionar argumentos para defender esta perspectiva.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Resulta evidente que la mayor diferencia existente entre esta campaña y las pasadas reside en la ausencia de Neymar JR. Por supuesto se le echará de menos pero también se ha abierto una puerta al trabajo de un técnico que Ernesto Valverde está aprovechando para compensar ciertas cosas. Dos de los ajustes más identificables consisten en la reconfiguración del tridente (se ocupa la banda derecha y se deja libre la izquierda, centrando a Messi y escorando ligeramente a Suárez) y la recalibración del centro del campo, donde Rakitic ha tomado un papel posado en virtud del cual guarda la posición para participar en la gestación y la gestión de las jugadas. Dichas novedades han desembocado en un contexto que permite a Iniesta una participación superior a cambio de un despliegue físico más acorde a sus posibilidades actuales, lo cual se veía casi imprescindibles para extraerle su último fútbol estelar.

En el curso 2015/16, Iniesta exhibió uno de sus niveles más impresionantes pese a compartir alineación y formato con la emblemática delantera Messi-Suárez-Neymar. Para ello, se liberó de las cadenas que le habían atado de modo sempiterno -y desde luego placentero- a su zona de interior izquierdo y pasó a viajar a lugares mucho más lejanos tanto en el eje vertical como en el eje horizontal. Verticalmente, bajaba a recoger la pelota en ausencia de ese interior tipo Xavi que la trasladaba hacia arriba mientras él esperaba; horizontalmente, comenzó a pasearse por el sector derecho para acercase a Messi y similar entre ambos, con influencia irregular, contextos de control. Por supuesto, esto representó una carga física y rítmica que acabó cobrándose la factura en forma de lesiones y de un rendimiento general con forma de dientes de sierra -demasiar bajadas y subidas-. Era claro: a Iniesta había que estabilizarlo.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Con el nuevo sistema, se ha producido distintas sinergias favorecen la creación de ese contexto más magnánimo. El hecho de que Rakitic parta desde más abajo y haya exponenciado su relación con el balón -incluso ayer, en su peor partido, se fue a los 76 pases- habilita a Iniesta para esperar más arriba, entre líneas, reconciliándose con su verdadera -y determinante- esencia, del mismo modo que la marcha de Neymar, unida a la naturaleza del nuevo ocupante de la izquierda, que es Suárez y tiende a acudir de modo muy nítido hacia el área del “9”, hace que Iniesta vaya a ser el destinatario prioritario de uno de los pases de gestión más repetidos en el juego del FC Barcelona: el que da Jordi Alba hacia atrás tras recibir la pelota después de un cambio de orientación de Rakitic o, fundamentalmente, Messi.

Thomas en Roma

Eusebio di Francesco tiene mucho trabajo por delante. En parte es normal por la cantidad de jugadores nuevos que han llegado al Olímpico de Roma pero necesita de muchas cosas para mostrarse competitivo, o al menos definirse y alejarse de lo visto ayer. El caso es que su debut en la fase de grupos se saldó con un empate ante un Atlético que pudo haber goleado a su rival de mediar suerte o una mayor calidad en la definición. Correa, Saúl, Vietto y Koke erraron claras ocasiones para sentenciar un encuentro que arrancó igualado y se saldó muy diferenciado. Al mismo nivel de desacierto estuvo la claridad para llegar hasta ahí: generó mucho y con su habitual conocimiento y experiencia para interpretar las debilidades de su rival. El Atlético de Madrid fue claramente superior.
Ya desde el primer momento el sistema romanista fue bastante peculiar, con la línea muy adelantada y la zona del balón ciertamente desprotegida, contemplando más que activando en la presión. Los medios flotaban y basculaban pero les costaba perseguir los movimientos de apoyo o tapar el posible envío en largo. Con la iniciativa, el Atlético pudo combinar para ganar un uno contra uno en los costados. En dicha situación, que fue la más repetida, sobre todo en la segunda parte -aquí con los locales más replegados en la frontal- se vio la importancia de su centrocampista más capaz para abrir y superar líneas.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Sacando la pelota o encontrando socios con un solo pase a espaldas de cada línea italiana, Thomas Partey brilló. El ghanés tiene una valiosa habilidad cuando posee la pelota: siempre la da en ventaja para el que la recibe. Su notabilísima técnica para rasear y filtrar con pases verticales, girar la primera línea que le mira de frente sirvió al Atlético para profundizar. Para Simeone, un entrenador que siempre anduvo algo escaso de jugadores creativos con la pelota, y queriendo a la vez no detenerse demasiado en circulaciones exhaustivas, Partey es una mina ante equipos desorganizados. Si el jugador gana en solidez y mide el riesgo, sacando la pelota y superando líneas con su arrancada y su pase puede convertirse en un referente en este nuevo Atlético.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Antes de eso, la Roma pudo discutir el dominio cuando el partido fue más abierto. Aunque su centro del campo no está basado en dominar sino en llegar y habilitar las bandas para empujar por físico, en ritmo sí se muestra capaz de sumar y comprometer la defensa rival. En esta ocasión, Bruno Peres y Defrel fueron los punzones que pusieron al Atlético puntualmente nervioso. Garantizada su área, mejorando en la defensa del balón parado en los últimos encuentros, el Atlético ejerció el papel de jerarca en los segundos 45 minutos. Allí, la Roma dio el paso atrás que dan los inexpertos en la competición. Di Francesco se quedó sin recursos para salir y fue reculando hasta el final del choque.
En ese escenario tan marcado, así como en todas las grandes ocasiones claras de las que dispuso, el Atlético mostró una fluidez y un acierto técnico muy destacable, digno de elogio, pero cuando tuvo manos a manos o tiros francos dentro del área, echó de menos la bota izquierda de Griezmann.

El mundo de Totti

Por firmar aunque en su cabeza él conciba una fantasía bien diferente, una que no sabe si en el fútbol actual tendrá de nuevo espacio para volver a reproducirse. Buscaron siempre un porqué a su lealtad, una decisión infantil, como así definió Francesco Totti a la razón de no moverse. Uno de los más grandes genios de la historia del fútbol, uno de los casos más paradigmáticos del qué hubiera pasado si hubiera llegado a un club tan grande como su talento, concibió la grandeza desde un punto de vista diferente al de la mayoría. Totti, un ideal desde toda perspectiva, construyó la historia que le hizo más feliz.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Para Totti todo fue muy diferente. Su concepción de las cosas, no solamente en relación a la pertenencia de un lugar concreto sino también a su interpretación del juego y la pelota, convirtió su figura en un hecho aislado. A decir verdad, en su discurso apasionado sobre Roma y los romanos, el profundo arraigo que negó al más grande y victorioso en la gran oportunidad que dejó pasar por seguir en casa, se ve a quien, rodeado de agua, sin contacto con el continente, entiende Roma como una isla, reconociendo que lo que se entiende como una barrera para mezclarse y experimentar no es sino el lugar más seguro y reconocible para expresarse sobre el campo.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Antes que su historia futbolística, la de jugador de fútbol, va primero este concepto de fidelidad como método de inspiración. Cuestionado por su falta de ambición, achacada por no llevar a cabo el proceso lógico por el que el deportista busca ser la mejor versión posible de sí mismo, que en el caso de Totti daba para ser el mejor de su época, Francesco respondió a todos los rasgos del genio; maldito, puntualmente atormentado e inagotable a nivel creativo, tan puro como la tierra que lo ató desde el primer hasta el último día. Puede que Totti no hubiese podido ser más fuera de allí, pues probablemente hubiera sido un genio absolutamente condicionado, una contradicción en sí mismo para desarrollar su visión del fútbol.

Así, poco a poco, decidida esa elección de vida, Totti fue añadiendo papeles al de jugador de fútbol, traspasando y duplicando responsabilidades; futbolísticas, culturales, sociales. Como Diego Armando Maradona en Nápoles, la adoración que sintieron y sienten por él conforma una incondicionalidad seguramente tan fuerte como la que su gente siente por el propio club, un suceso tan excepcional como el fútbol con el que Totti deleitó a Italia y que quedó reflejado el día de su despedida.

No puede hablarse de reducto futbolístico, pero no jugar la Copa de Europa asiduamente, no ganar títulos importantes y no jugar para uno de los grandes de Italia puede haberle restado el impacto histórico que el decidió no tener. Nunca le importó que muchas partes del mundo no contemplaran su día a día, por una cuestión básica: el mundo para él, no era el de los demás.

Totti fue en Italia tan mágico como el que más, tan esquivo y creativo como ninguno.

Cuando el Dépor se encontró a sí mismo

La historia reciente del Real Club Deportivo de La Coruña, si interpretamos como reciente las dos últimas décadas, daría para escribir un serial bien completo. Nadie como el club gallego ha sido capaz en este tiempo de poner en entredicho la tiránica hegemonía de los gigantes de nuestro fútbol viniendo desde tan abajo. Porque nadie ajeno a la aristocracia liguera integrada por el reducido grupito de campeones del torneo ha conseguido llegar tan lejos como aquel Deportivo que arrancó su vuelo a mediados de la década de los noventa. Tal vez por eso, la imagen que tenemos del club herculino aquellos que vivimos su pleno apogeo con plena conciencia de la magnitud de su osadía es la de una feliz anomalía. La de un heroico equipo de provincias que pasó en poco más de una década de eludir el descenso a Segunda división B por mejor diferencia de goles con el Bilbao Athletic a arrebatarle los laureles a los habituales dominadores del escenario. Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
La historia de cómo el modesto Deportivo pasó de ser un simple equipo de acompañamiento a convertirse en referencia europea y de cómo encontró acomodo para su alma hasta entonces errante en la zona noble de nuestro fútbol enlaza directamente con un hombre, una idea y una época en la que las ideas eran viables aunque no procediesen de los habituados a repartir el pastel. Augusto César Lendoiro salió de Riazor con la amargura que provoca el lógico desgaste tras veinticinco años dirigiendo los designios de un club de fútbol en una ciudad pequeña. El ‘lendoirismo‘ fue cruentamente atacado en su caída incluso por aquellos que más lustre sacaron de sus años más felices y prósperos. Sin embargo, puede presumir y presume de haber conseguido llevar a cabo la disparatada idea con la que aterrizó en el club allá por el año 1988, cuando las proezas deportivistas aún se dirimían sobre el césped de El Plantío o Las Llanas y no sobre el de Old Trafford o Highbury. No fue una boutade ni un producto de la euforia aquella histórica advertencia de ‘Barça, Madrid, ya estamos aquí‘. El grito de Lendoiro iba tan en serio como las Copas conquistadas en el 95 y en el 2002 y la apoteósica Liga del año 2000.
Hoy, con el Deportivo otra vez sobre la tierra y los rescoldos del ‘lendoirismo‘ cada vez más apagados, el recuerdo de su odisea adquiere una dimensión extraordinaria. Es ahora cuando uno, al echar la vista atrás, percibe la importancia de lo que se vivió en A Coruña en aquellos años. No es ya por los títulos levantados, memoria visual de la alegría que invadió Riazor. Es por el empeño mostrado por un pequeño club de una ciudad pequeña y lejana que solo importaba a sus habitantes en encontrar su sitio en este mundo. Es por la identidad labrada en tiempo récord sin necesidad de machacar a nadie. Es por la personalidad definida a base de robarle protagonismo al Liceo y de convencer a los vecinos de que más valía el orgullo de lo propio que el habitual éxito de lo ajeno. Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Ya no gana al Arsenal. Ya no humilla al Milan y ya no toca con la yema de los dedos la gloria europea. El Depor es otro. Un club ceñido a los rígidos mandatos del fútbol actual que pelea por arañar sus puntitos con el objetivo puesto en permanecer en su sitio. No sé a vosotros, pero a mí me sigue alegrando cada pequeña victoria del Deportivo.
Puedes comprar camisetas del Deportivo, del histórico y del actual, en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol de todo el mundo.

En los campos de Flandes

Al teniente coronel John McCrae se le partió el alma en dos cuando recibió la amarga noticia de que su amigo y exalumno de la academia militar, Alexis Helmer, había caído en el frente de Ypres, en las praderas sembradas de trincheras del oeste de Flandes. Era el 2 de mayo de 1915. La Primera Guerra Mundial no había hecho más que estallar y aún quedarían tres duros y larguísimos años hasta la firma del armisticio. McCrae, a cargo de un hospital de campaña, afrontó con entereza la pérdida de su joven colega. Se dice que fue la tarde del día en el que habían enterrado el cuerpo de Helmer. McCrae, recogido en sí mismo y reflexionando sobre lo que aún estaba por llegar, se sentó en un momento de descanso frente a la campiña que hacía las veces de improvisado cementerio de guerra. Fue allí, observando la monotonía del paisaje que ofrecían las cruces erigidas en memoria de muchos de sus compañeros y amigos, donde observó como la explosiva primavera ofrecía un inoportuno guiño a lo terrible de la situación bélica. Entre aquellas cruces, desafiando al tétrico panorama, asomaban unas manchitas rojas salpicando el verde del prado. Eran amapolas. Inocentes amapolas. Ajenas al drama bélico, las delicadas flores salpicaban de pequeñas gotas rojas hasta allá donde alcanzaba la vista del teniente coronel. No eran pétalos, eran las gotas de la sangre derramada en los campos de Flandes. Así lo entendió McCrae y así lo plasmó en apenas quince versos. Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
Quince versos que hoy, casi un siglo después de haber sido escritos, siguen contando con una vigencia plena. No es tanto por su nivel literario, sin duda discutible, sino por su valor simbólico. Las amapolas a las que hacía referencia McCrae en su desesperado poema pasaron a convertirse en el símbolo del Remembrance Day (El día del recuerdo), día en el que se recuerda, en los países miembros de la Commonwealth, a todos los caídos en el frente de batalla desde aquella Primera Guerra Mundial. Y tal fecha coincide con el 11 de noviembre. El mismo día en el que, hace hoy 93 años, se firmó el armisticio que ponía fin al primer gran conflicto armado del siglo XX. El mismo día, el próximo viernes, en el que Inglaterra y Escocia se verán las caras sobre el césped de Wembley.
Convertida en todo un símbolo social en Inglaterra, el fútbol no es ajeno a la imagen de la pequeña amapola de fieltro o papel en la solapa. Lo habrán podido ver en las últimas jornadas de la Premier League. Lo que empezó siendo una costumbre entre algunos entrenadores y cuerpos técnicos ha acabado extendiéndose a los terrenos de juego desde hace un par de temporadas. Raro es el club que no ha lucido la remembrance poppy (amapola) en sus camisetas. Nadie ha querido quedarse al margen de una celebración que entronca directamente con lo que muchos han querido ver como la lucha de sus antepasados por la defensa de los derechos y las libertades. Es el respeto por el honor de los que dieron su vida en la defensa, equivocada o no, de un país. Algo con fortísimo arraigo en los países anglosajones pero que en una España con un concepto de identidad nacional no tan bien definido no termina de ser visto de la misma manera.Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Pero a la repentina, al menos en el mundillo futbolero, fiebre por la poppy le ha salido un contrincante peleón. La Football Association inglesa y la Premier League, instituciones que son firmes defensoras de la secular tradición, se han topado frontalmente con la inflexible oposición de la FIFA. La máxima autoridad del fútbol mundial ha prohibido tajantemente la exhibición de la tradicional amapola, recordando la prohibición taxativa impuesta por su normativa de exhibir cualesquiera símbolos políticos, religiosos o personales sobre los terrenos de juego. Ya en el año 2011 las federaciones inglesa y escocesa se encontraron con la negativa de FIFA. Finalmente, y ante la insistencia y el clamor popular, el organismo permitió el empleo de brazaletes negros con la imagen de la amapola en ellos, lo cual hace pensar en una solución similar en esta ocasión. Es la esencia de la britishness, su marcadísima identidad nacional y la peculiaridad de una comunidad que conoce su camino y en la que se conduce por la izquierda, se menosprecia el euro y se la da una patada en el culo a la Unión Europea. El revuelo ha alcanzado a las más altas instituciones políticas del país, habiéndose pronunciado contra la prohibición incluso la primera ministra Theresa May. ‘Queremos que nuestros jugadores puedan lucir la poppy. Tengo que decir a la FIFA que antes de decirnos a los demás qué es lo que podemos o no podemos hacer, primero deberían organizar su propia casa‘. A estas alturas, pocas dudas nos quedan: ingleses y escoceses acabarán luciendo con el habitual orgullo y respeto por los caídos la tradicional poppy. FIFA no tendrá más remedio que volver a mirar hacia otro lado.

Ramos Ramos Ramos

El juego a balón parado es un tiempo sostenido. Un partido dentro de otro que es mayor aunque no siempre más decisivo. Puede transcurrir de forma independiente al marco general, e incluso ser capaz de pesar más que éste a la hora de señalar vencedores. Una suerte que elige y designa campeones. Bien lo saben Atlético y Real Madrid, dos de los equipos que recientemente más han dominado en el área rival cuando el esférico la ha sobrevolado desde el banderín de córner. Ambos, en algún momento, han visto en la estrategia el refugio de la victoria, la certeza a la vuelta de la esquina por la que no era preciso arriesgar más de lo debido. Los de Simeone la canjearon hace apenas unos años por una Liga y por la oportunidad de centrar esfuerzos en área propia sin que la contraria se alejara, y los de Zidane, hoy dueños del secreto, unas veces por la prudencia del control y otras por la desfermada sacudida del triunfo sobre la bocina.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Competición donde los detalles son desgarros, la Copa de Europa más que ninguna ensalza en su particular museo a quienes mejor han domado este arte, con álbumes enteros llenos de instantáneas de aquellos que vieron cruzar el cielo al balón que los llevaría a la gloria. En este sentido, no hay actualmente equipo en el continente que saque más provecho del balón parado que el Real Madrid, hasta el punto de convertirlo en uno de sus principales avales competitivos y haberle otorgado a la cabeza de Sergio Ramos un impacto equivalente al de los pies de algunos de los mejores delanteros que desfilan por la competición. Como aquel Atlético de Madrid de 2014 que pese a invertir poco en ello siempre tuvo la posibilidad del gol a la distancia exacta de un centro, hoy son los madridistas los que libran sus duelos con una bala extra en la recamara. Y de las que más hieren.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
El punto de partida de la aplastante fortaleza del Real Madrid a balón parado es la conjunción en su plantilla de un ramillete de excepción en lo que se refiere a lanzadores y rematadores. La quirúrgica precisión de Toni Kroos en el golpeo, la zurda de James Rodríguez cuando está en el campo, y Modric, Isco o Asensio como lujosas opciones secundarias, componen una batería capaz de restarle incertidumbre al saque. El esférico llegará allá donde se le espera y de la mejor forma posible. Al otro lado del puente, si excepcional es la nómina blanca de lanzadores, no lo es menos la de potenciales destinatarios del centro.
Por norma, el Real Madrid acumula hasta cinco de ellos en zona de remate, una cifra que en momentos de necesidad y apuro este curso ha llegado a incrementarse en hasta dos efectivos más. Lo habitual, no obstante, es que junto a la pareja de centrales aguarden Cristiano Ronaldo, el delantero centro blanco y un quinto elemento que queda a expensas del ocupante del extremo derecho blanco. Si éste recae en Gareth Bale o Lucas Vázquez son ellos los encargados de completar el elenco, pero si en su lugar forman Isco o Asensio lo más común es que sea Casemiro el quinto madridista en el interior del área. Hasta tal punto llegan los recursos de Zidane librando esta causa, pues, que no son pocas las veces en las que el técnico puede permitirse el lujo de priorizar a otros cinco nombres antes que el brasileño de cara a la victoria aérea sobre la meta rival.

Oblak

Jan Oblak quedó marcado ante el Madrid por el único arte en el que el portero nunca sale perdedor: el de los penaltis. Pero más allá de la final de Milan, la cual de hecho él mismo ayudó a prolongar, lo cierto es que el guardameta esloveno siente cierta predilección por su rival de aquella noche. Al contrario que Courtois, al que siempre se le pareció atragantar el disparo de Cristiano Ronaldo, Jan Oblak ha elevado continuamente sus prestaciones cada vez que se ha enfrentado al Real Madrid. Ante los blancos fue su primera gran exhibición como portero rojiblanco cuando aún existía alguna duda sobre él (cuartos de la Champions 2015) y también la última, en el reciente partido liguero que el Atlético logró empatar a uno.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
La gran razón que explica su sobresaliente rendimiento no es otra que la más obvia, que a sus 24 años ya lleva un par de temporadas siendo uno de los mejores porteros del mundo, pero al margen hay una serie de condicionantes que parecen hacerle destacar sobremanera ante los del Paseo de la Castellana y que, además, quedaron representados de manera perfecta con su pasada actuación en el Bernabéu.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Minuto 14. Carlos Henrique Casemiro corta una transición del Atlético de Madrid, conduce por dentro, divide atenciones y deja en situación de uno para uno en el pico del área a Cristiano Ronaldo contra un Juanfran al que nadie puede ayudar (Carrasco está arriba y a Savic le ha fijado Karim Benzema). La jugada no puede ser más peligrosa, sobre todo porque el conjunto colchonero se ha quedado muy desordenado tras la conducción de Casemiro, lo cual permite a Cristiano una triple opción, la resolución individual con su disparo más peligroso, la pared interior con múltiples combinaciones y el centro al segundo palo para la llegada de Gareth Bale, que de hecho ya ha iniciado el desmarque.
Jan decide no negarse ninguna opción: mantiene el centro de la portería hasta que Cristiano inicia su desborde hacia fuera. En ese momento, el esloveno da un par de pasos hacia su palo para así poder responder de la manera más adecuada al posible disparo del luso. Y lo borda. Sin ceder ningún espacio, sin conceder ningún ángulo, Oblak fija su posición de manera milimétrica, lo cual luego le permite desviar con las dos manos el potente chut. Al final todo parece quedar en una acción de reflejos del portero, pero en realidad esto no es más que la consecuencia final del trabajo previo. A nivel posicional, Oblak roza la excelencia. Por eso casi nunca necesita volar para realizar sus intervenciones.
Minuto 27. El intercambio posicional de la BBC despista a la defensa de Simeone y, tras un envío de cuarenta metros de Pepe desde el sector diestro, Karim Benzema logra recibir con suma facilidad por delante de Juanfran. Orienta el control hacia dentro y así activa un doble movimiento: la salida de Savic y la ruptura de Cristiano Ronaldo hacia el espacio que ha liberado el montenegrino. El movimiento es de tanta calidad que ni la atención de Diego Godín ni la reacción de Stefan Savic o Gabi logra evitar que el portugués le devuelva la pared a Benzema ,dejándole solo y centrado en la corona del área.